sábado, 21 de marzo de 2020

FUNCIÓN PRINCIPAL

Función principal: Nuestra celebración  se sitúa ya en el cuarto domingo de Cuaresma, llamado desde siempre, “laetare”, porque sabemos que todo es para bien, que los sufrimientos de ahora –que Cristo mismo sufre en su Cuerpo que somos nosotros-  es la antesala de la Resurrección, y que toda la tragedia de amor que hemos rememorado en este triduo nos conducen a la alegría de la Pascua. El caminar del cristiano no es ingenuo: sabe que hoy se mezclan todavía la cizaña con el trigo; pero está ya salvado en la esperanza, porque también conoce que el amor de Dios es más fuerte que el mal, más fuerte que la muerte.


ENTRADAS MÁS POPULARES